La recta final

Estamos cursando los últimos días de los Aseret Iemei Teshuva, de autentica y sincera reflexión y compromiso con el mejoramiento de la vida, de la propia y de los que nos rodean. Estos días son para todos un profundo desafío espiritual que demandan muchas energías. Del logro aceptable de nuestro esfuerzo depende una gran parte del destino del año que recién comienza. Estos Diez Días de Penitencia culminan con Iom Kipur o el Día del Perdon, cuando el destino de cada individuo está ya alegóricamente sellado en el “Libro de la vida”. Celebrado el diez de Tishrei como el día más sagrado del calendario judío, se le suele incluso denominar el “Shabat Shabaton”.

Solamente los pecados entre Ds y el hombre pueden ser expiados en este día, al final del cual, los devotos en la sinagoga esperan haber conseguido rectificar sus faltas, y llegar hasta el Creador con sus plegarias. Como cita el Libro de Levítico “Y este día de Expiación dedicado a Ti, es para purificarte de todos tus pecados ante el Eterno”.

Por esta razón fue instituido Iom Kipur, el Día de la Expiación, como un día separado de Rosh Hashaná que, a diferencia de las otras Festividades las cuales poseen una significación nacional con la que incluso los judíos no observantes encuentran su identificación, no tiene ninguna relación con acontecimientos históricos o conceptos agrícolas. Iom Kipur trata exclusivamente de la relación del hombre con Ds y sus semejantes.
Los días que preceden al Día de la Expiación están destinados a pedir perdón a todos aquellas personas a las que hayamos podido ofender durante el año. Quizas sea este uno de los orígenes de lo terrible de estos días. A nadie nos resulta sencillo reparar los vínculos quebrados…

Iom Kipur comienza con Kol Nidré, (este año) el miércoles 15 de Septiembre a las 19:45 hs y tendré el enorme honor y privilegio de conducir los Servicios Religiosos de mi querida Congregación Bet El en Madrid. La plegaria matutina comenzará el Jueves 16 de Septiembre a las 9:30 hs e incluirá Izkor, el servicio en memoria de los padres y los parientes que ya no están en este mundo.

Algunos comentarios complementarios:
Kol Nidre es una invocación cuya santidad trasciende las generaciones y debe pronunciarse antes que se ponga el sol, por favor tratemos de arribar a la Comunidad con el tiempo suficiente para cubrirse con el Talit y compenetrarse con esta plegaria única, desde el principio.

En Iom Kipur ayunamos cumpliendo un mandato religioso, pero siguiendo las enseñanzas de nuestros antiguos profetas, nuestro ayuno es inválido si no es acompañado de acciones concretas de solidaridad, entiéndase, Tzedaká.

Así como el comienzo de Kipur está cargado de significación especial, así también el final del día posee una solemnidad y poder especial. Las plegarias de Minja y Nehila comenzarán el jueves a las 18:30 hs y culminarán cuando escuchemos las voces del Shofar y el Hatikva.

Es de desear que a lo largo de este extenso e intenso día de Iom Kipur podamos todos ser participes de las plegarias, llegando a tiempo con el fin de compenetrarnos con el verdadero sentido de este gran día. Los espero con los brazos y el corazón abiertos, para rezar juntos, para elevar nuestras voces, como una sola, al Ds del amor, Creador y Hacedor del perdón, para tener un nuevo año pleno de salud, parnasá tová (sustento bien habido) y mucha paz de espíritu.

¡Tzom kal! ¡Que tengamos un ayuno liviano!
¡Gmar jatima tova! ¡Que seamos inscriptos en el Libro de la Vida!
Fernando Lapiduz.
Guía Espiritual y referente rabínico de la Congregación Masortí Bet El.
Madrid, España.

Tags: